Aspasia de Mileto y también de Atenas

Gerard Maldonado | 26 octubre 2018

Aspasia, o Aspasia de Mileto, llamada así por ser ésta su pólis de origen, es comunmente conocida por haber sido la esposa de Pericles, el gran estadista ateniense del siglo V a.C. y, además, por gozar de un gran conocimiento fruto de su ejemplar educación. Esta mujer de la Antigüedad ha sido, sin ninguna duda, una personalidad que ha suscitado interés e intenso debate a partes iguales. Ha habido con los años disparidad de opiniones, tanto entre sus contemporáneos como entre la historiografía moderna. Sobre sus aficiones, conocimientos, ocupaciones y aptitudes se han apuntado muchas cosas. Las referencias en la comedia aristofánica son sumamente conocidas, así como las menciones que hacen Jenofonte y Plutarco. Incluso los escritos del propio Platón, que la relaciona con la educación de Sócrates y de Pericles, han sido puestos en duda por el supuesto carácter irónico de la obra en la que aparecen: el Menéxeno.

The debate of Socrates and Aspasia (circa 1800) de Nicolas André Monsiaux. (Mousée Puchkkine).

Sin embargo, aunque sean de mucho interés, en este presente artículo no trataremos todas estas cuestiones. Lo que se pretende mostrar aquí es el posible origen ateniense de Aspasia, es decir, la teoría que circula entre los historiadores para determinar el momento y los motivos por los que Aspasia dejó Mileto y llegó a Atenas.

Una inscripción funeraria del siglo IV a.C. podría ser la clave de este enigma. En esta inscripción encontrada en el Ática, se mencionan juntos dos nombres muy peculiares: Axíoco y Aspasios. ¿Podrían ser estos dos nombres, inscritos años más tarde en un epígrafe encontrado en el Ática, integrantes de la familia de Aspasia? Según Peter Bicknell, y como explica en su artículo “Axiochos Alkibiadou, Aspasia and Aspasios”, no cabe duda de que, por lo menos, es plausible. Veamos sus deducciones.

Situación de Mileto

Vayamos varias décadas antes. Aproximadamente 70 años después de la teórica instauración del ostracismo en la Atenas democrática, y tras varios significativos episodios en los que intervino este curioso sistema, salió ostraquizado (desterrado diez años) de Atenas un hombre llamado Alcibíades. El ostracismo de este ateniense, nombrado por los historiadores como Alcibíades II “el viejo”, podría haber sido uno de los motivos por los cuales Aspasia llegó a Atenas. ¿Por qué se dice esto? Este Alcibíades habría conocido y casado con una mujer de buena familia de Mileto, cuyo padre llevaba Axíoco por nombre. De esta unión, durante los años de ostracismo, habrían nacido dos niños: Axíoco y Aspasios, todo ello antes del 451 a.C. Esto sería clave para entender que estos dos niños serían ciudadanos atenienses de pleno derecho, pues no les habría afectado la ley de ciudadanía de Pericles del año 451 a.C. que limitaba la ciudadanía a nacidos de padre y madre atenienses.

Con el ostracismo acabado pasados los diez años pertinentes, Alcibíades regresó a Atenas con su mujer y sus dos hijos: Axíoco y Aspasios. Pero alguien más iría junto a ellos: la joven Aspasia. De hecho, cabe recalcar que, según Plutarco, de lo poco que se sabe de Aspasia es que su padre lleva el nombre de Axíoco (Per 24.2).  El encuentro con Pericles, uno de los hombres con mayor reputación de Atenas, no habría sido en absoluto difícil, pues la conexión entre la familia aristocrática de Alcibíades y la de Pericles era muy estrecha. Aspasia, en esos momentos, según Bicknell, debía ser una joven sin casar, que supo encontrar en Pericles una buena protección en su nueva ciudad.

Aspasia Y Pericles, entre otros, en el taller de Fidias. El taller de Fidias (1868) de Lawrence Alma-Tadema.

Si bien es cierto que la teoría de Bicknell, apoyada por parte de la historiografía moderna, es plausible, no quiere decir en absoluto que sea absolutamente cierta. Continúa el debate abierto. De todas maneras, las interpretaciones que se deducen de la inscripción son, como mínimo, sugerentes. El nombre del padre de Aspasia, Axíoco, sería el mismo que el del suegro y el hijo de Alcibíades, un ateniense ostraquizado en el período justamente anterior a la llegada de Aspasia a Atenas, cuyo nombre es el femenino del otro hijo de Alcibíades: Aspasios (cosa común en la Antigüedad). Todo esto, sumado a la rápida relación entre Aspasia y Pericles, sugiere una conexión entre las familias aristocráticas atenienses de entonces. Además, cabe decir que la sucesión de estos matrimonios entre las familias prominentes de la élite ateniense llevaron, por ejemplo, a que el propio Pericles fuera el tutor legal del tan conocido discípulo de Sócrates y estadista ateniense durante la segunda mitad de la guerra del Peloponeso: Alcibíades (o Alcibíades III), nieto de nuestro protagonista Alcibíades II.

Bibliografía

Para conocer mejor la vida y obra de Aspasia se pueden consultar multitud de trabajos. En este caso, para leer sobre la teoría del origen ateniense de Aspasia convendría destacar el ya mencionado artículo de Bicknell: “Axiochos Alkibiadou, Aspasia and Aspasios”, l’Antiquité Classique, Nº 51, 1982, pp. 240-250).

Muchas monografías y artículos que se refieren al propio Pericles, como el reciente libro de Vincent Azoulay (Pericles of Athens, 2010), por ejemplo, hacen referencia a estas cuestiones. Además, aunque dejamos fuera muchos trabajos, recomendaríamos echar un ojo al Prisoner of History (1995) de Madeleine Henry o al trabajo de Solana Dueso: Aspasia de Mileto: Testimonios y Discursos, Anthropos, 1994.

Como no puede ser de otro modo, recomendamos acceder a las obras clásicas que mencionan Aspasia, destacando Los acarnienses de Aristófanes, la vida de Pericles de Plutarco, el Menéxeno de Platón o el Memorabilia y el Económico de Jenofonte.

Share This