La Cista Ficoroni


Share Button

La Cista Ficoroni (o Cista Ficorónica) es una pieza de bronce hallada en 1738, que se ha datado en torno al 340 a. C., en la necrópolis de Praenestre (actual Palestrina). Su último posesor, a quien debe su nombre, fue el coleccionista Francesco de Ficoroni. Actualmente puede verse en el Museo Nacional de Villa Giulia en Roma.

En el mango podemos leer una inscripción que nos indica quiénes fueron los poseedores de la cista: la familia Malconia, una de las más importantes de Praenestre, y también el autor, Novio Plaucio, quien habría realizado la obra en Roma.

Cista Ficoroni. 0,77 m. Las cistas eran recipientes destinados a contener productos cosméticos.

Detalle de una pata de la cista.

La tapa muestra una decoración a base de incisiones finísimas que representan escenas de caza, con la representación de un león y la que fácilmente podría identificarse como la cacería del jabalí calidonio. Unida a esta, un grupo escultórico que muestra a Dionisio embriagado junto a dos sátiros cumple la función de asa. La misma escena, esta vez en relieve, la encontramos en las patas (una de ellas moderna), éstas tienen la forma de una garra de felino sobre una rana y están acopladas al cuerpo sin respetar la decoración en grabado. El cuerpo central representa una escena mitológica limitada por dos cenefas, la parte superior muestra cabezas de Medusa entre palmetas y la inferior esfinges enfrentadas alternando con palmetas y flores de loto. La representación mitológica muestra una escena del viaje de los Argonautas, cuya composición se divide en tres partes. En la primera y principal, vemos a un victorioso Pólux siendo coronado por una Niké y atando a un árbol a Amico, rey de los bébrices. La escena es contemplada por varios personajes, de dudosa identificación la mayoría de ellos, quedando únicamente fuera de dudas la representación de una expectante Atenea. En la segunda parte, varios Argonautas descansan en la fuente, y en la tercera, vemos la proa de la nave Argos, donde descansan tres tripulantes mientras un cuarto desciende de ella.

Grabado del cuerpo central en el que aparece Pólux atando al rey Amico.

La obra plantea dos problemas fundamentales, su fuente de inspiración y el origen del autor. Sobre el primero, se ha hablado en repetidas ocasiones de un original perdido con este mismo tema, cuyo autor habría sido un contemporáneo de Eufránor, Cidias de Kitnos, del que habría quedado algún eco en la Cátedra de los Argonautas de Florencia, una obra etrusca datable en torno al 370 a. C. Sobre el segundo problema, la procedencia del autor Novio Plaucio, se ha querido ver en él un origen campano. A Plaucio debemos definirlo como un autor notablemente dotado con una gran capacidad artística, que realiza los grabados con una extrema precisión y buena mano.

 

Bibliografía:

  • Bianchi Bandinelli, R. y Torelli, M., (2000), El arte de la Antigüedad Clásica, Etruria-Roma, Madrid, Ediciones Akal.
  • Garcia y Bellido, A., (1990), Arte Romano, Madrid, CSIC.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.