Día de la Romanidad

Fran Navarro | 4 septiembre 2018

“La antigua Roma es sumamente importante, por lo que ignorar a los romanos no es solo dar la espalda al pasado remoto, ya que Roma todavía contribuye a definir la forma en que entendemos nuestro mundo y pensamos en nosotros, desde la teoría más elevada hasta la comedia más vulgar. Después de 2000 años, sigue siendo la base de la cultura y la política occidental, de lo que escribimos y de cómo vemos el mundo y nuestro lugar en él.”

Así inicia Mary Beard su obra SPQR, un párrafo que describe la esencia de la celebración impulsada por León Arsenal, José Villanueva y Federico Romero para conmemorar cada 4 de septiembre: el Día de la Romanidad.

¿Y por qué el 4 de septiembre? Pues tal día como este en el 476 d.C. es cuando consideramos que la parte occidental de Roma desaparece. La típica fecha que de niños nos dicen: “en el 476 termina la Edad Antigua y comienza la Edad Media”; siempre es gracioso imaginar a un romano durmiendo en la Antigüedad y despertando al día siguiente en el medievo (esto, por supuesto, no es así, pero ustedes ya lo saben seguro). La cuestión es que el 4 de septiembre del 476 en Roma pusieron el “The end” y los créditos. Pero fue el final de la Roma política, ni de lejos era el fin de la Roma cultural: ésta aún sigue viva. “Es por lo tanto en ese momento cuando pensamos que comienza a desarrollarse esa Romanidad, entendida como una cultura esencialmente romana que comienza a evolucionar de manera diferenciada en cada territorio, aunque sin perder nunca esa base común que ahora reivindicamos”, según nos cuenta Federico Romero en una entrevista con Desperta Ferro.

¿Y para qué sirve esto? Para recordar que fuimos, somos y seremos romanos (pilladme bien la metáfora). Así que es un gran día para acercarnos a nuestro pasado, aprender de él, conocernos mejor y así tener más respeto y admiración por el patrimonio que nos rodea: la herencia más palpable de lo que fuimos; objetos que vencieron al paso del tiempo para recordarnos de dónde venimos y nos ayudan a valorar con mejor criterio a dónde hemos llegado. Al menos así me gusta ver a mí el día de la Romanidad, tú puedes hacer lo que quieras: pilla un libro de romanos, una peli, visita un museo, un yacimiento… O no hagas nada, pero hoy recuerda más que nunca que “se nota, se siente, Roma está presente”.

Bibliografía

  • Mary Beard
  • La herencia viva de los clásicos
  • Crítica

Fran Navarro

Sanlúcar de Barrameda. Historia en la Universidad de Sevilla. Fundador y director de Akrópolis: el proyecto de un joven seducido por los libros y la Antigüedad.

Share This