Introducción al Egipto antiguo: fuentes, cronología y geografía


Share Button

La periodización de la historia del Egipto Antiguo cuenta con una división en reinos y períodos intermedios. Los reinos son el espacio de tiempo en el que Egipto contaba con centralización política, al contrario que podemos observar durante los períodos intermedios, caracterizados por la dispersión política en el Estado. Se afina con las épocas, como son la Tinita, previa al Reino Antiguo o las posteriores al tercer período intermedio como la baja época o la época grecorromana. A su vez, se subdividen en dinastías faraónicas; término acuñado por Manetón, un sacerdote egipcio originario de la ciudad de Sebennitos, en el delta del Nilo. En siglo III a.C. Manetón escribió la Aegyptiaca, obra en griego por encargo de Ptolomeo II Filadelfo con intención de conocer la historia del pueblo que tenía que gobernar. Se componía de tres volúmenes que, por desgracia, se han perdido. Si bien, tenemos suerte de contar con un epítome de la obra de Manetón que consiste en las series de las dinastías, los nombres de los reyes, los años de reinado y algún acontecimiento destacado. Del epítome tenemos versiones varias que nos llegan de los cronógrafos cristianos como son Julio Africano (siglo III d.C.), Eusebio de Cesarea (siglo IV d.C.) y Jorge Sincelo (siglo VIII d.C.). Gracias a ellos conocemos el esqueleto y la esencia de Manetón. Además, poseemos un pasaje completo de la Aegyptiaca, concretamente el que dedica a los hicsos. Flavio Josefo lo usó para reivindicar la antigüedad del pueblo judío.

  • Qué es una dinastía faraónica

Se trata de una secuencia convencional de reyes determinada en función de criterios distintos al familiar. No es sólo una familia reinante. Por ejemplo, en función de la capital desde la que la dinastía gobierna o por un cambio en el ritual funerario es como podemos diferenciar estas divisiones. El último rey de la dinastía III es el padre del primer rey de la dinastía IV, pero el cambio se da por el paso de pirámides escalonadas a la de caras lisas. Así que podemos resumir en dos razones los cambios de dinastías: geopolíticas y rituales. En Manetón, las dinastías se suceden una detrás de otras, pero hoy sabemos que en los períodos intermedios hay dinastías contemporáneas que coexistieron entre sí. La división en dinastías no sabemos si es iniciativa del propio Manetón o viene de más antiguo, pero sí podemos afirmar que Manetón consultó unas fuentes que, por un lado suponen listas de reyes, y por otro lado anales reales.

  • Fuentes de Manetón

Papiro de los reyes de Turín.

– Papiro de los reyes de Turín. 

Hay una cuestión importante: el tipo de escritura de este papiro no es pictográfica, es decir, los signos no son seres o elementos de la realidad. Son trazos cursivos, es una escritura hierática, no jeroglífica (que sí es pictográfica). La hierática es la escritura de la vida cotidiana, en papiro, también de la literatura.

Lista Real de Abidos, presidida por el faraón Sethy I y su hijo Ramsés II.

– Listas reales de Abidos.

Seti I y su hijo Ramsés II aparecen haciendo una ofrenda a sus antepasados. Esta lista no es un documento histórico, es de carácter ritual, para rendir pleitesía o culto, de ahí que aparezca en un lugar recóndito del templo. La lista sigue in situ en el templo de Seti I.

En el templo de Ramsés II se encontró otra lista, conservada ahora en el Museo Británico, donde faltan Hatshepsut y los reyes de Amarna. No son recogidos en las listas reales por no entrar en la conducta del arquetipo regio según la ideología egipcia y por ello les condenaron a la damnatio memoriae.

Piedra de Palermo. Museo Arqueológico de Palermo. Italia

– Piedra de Palermo.

Conservada en el museo de Palermo (Sicilia), nadie sabe bien cómo llegó hasta allí. Es un fragmento de basalto de un documento completo del cual se han hallado otros fragmentos. Se trataba de unos anales hechos en la V dinastía que recogen los reyes desde la I dinastía hasta el tercer rey de la V, quien probablemente ordenó la confección de estos anales. Una vez más, se trata de un documento ritual, no histórico, colocado en un templo que ofrecía información sobre nombres, acontecimientos y crecidas del Nilo.

Es curioso comprobar cómo la concepción histórica de Egipto se fragua a principios de la primera dinastía. Hay fijación por plasmar el pasado y hasta el momento no tenemos listas que contengan reyes antes de Narmer.

Periodización

  • V-IV milenios a.C.:

-Neotilización y Predinástico (cultura de Nagada)

  • III milenio a.C.:

– 3100 a.C.: unificación

– 3100-2700 a.C.: Época Tinitia (Dinastías I-II)

– 2700-2200 a.C.: Reino Antiguo (Dinastías III-VI)

– 2200-2050 a.C.: Primer Período Intermedio (Dinastías VII-XI)

  • II milenio a.C.:

– 2050-1720 a.C.: Reino Medio (Dinastías XI-XIII)

– 1720-1550 a.C.: Segundo Período Intermedio (Dinastías XIII-XVII) (Hicsos)

– 1550-1080 a.C.: Reino Nuevo (Dinastías XVIII-XX)

  • I milenio a.C.:

– 1080-664 a.C.: Tercer Período Intermedio (Dinastías XXI-XXV)

– 664-332 a.C.: Baja Época (Dinastías XXVI-XXX y segunda dominación Persa)

– 332 a.C.: Conquista de Egipto por Alejandro Magno

– 332 a.C. – 395 d.C.: Época Grecorromana

 

Geografía

Mapa del Egipto antiguo

Relieve del Dios Hapy (dios del Nilo) vertiendo agua, sedente, con un tocado de papiros. Simboliza el acto de la crecida

“Egipto es un don del Nilo”. Seguro que ya había leído esta conocida frase de Heródoto. Pues no le falta razón alguna. El Nilo es el río más largo del mundo con 6000 kilómetros. Las fuentes que nutren su caudal se encuentran en dos puntos: los lagos del África central, desde donde nace el llamado Nilo Blanco; y las montañas de Etiopía por las que bajan las aguas conocidas como Nilo Azul. Ambas corrientes se unen a la altura de Jartum (Sudán), donde encontramos la sexta catarata. A continuación recibe a su principal afluente, el río Atbara e inmediatamente cae por la quinta catarata para comenzar el gran meandro de Este a Oeste. En medio tenemos la cuarta catarata en la ciudad de Nápata, la tercera se sitúa en Kerma, la segunda en Abu Simbel, a partir de la cual se ensancha con el lago artificial Nasser, formado por la presa de Asuán. Por último, tras la primera catarata, baja hasta desembocar en el Mediterráneo. En la Antigüedad poseía más brazos en el delta, hoy día solo cuenta con dos.


Acerca de Fran Navarro

Fran Navarro (Sanlúcar de Barrameda, 13 de febrero de 1992). Estudia el grado de Historia en la Universidad de Sevilla y lo pone en práctica en este blog. Akrópolis es el proyecto de un joven seducido por las letras, los libros y la Antigüedad que nace con la intención de acumular síntesis de los distintos períodos que componen la Historia Antigua con la doble vertiente de la difusión y el propio aprendizaje del autor.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 ideas sobre “Introducción al Egipto antiguo: fuentes, cronología y geografía