Los primeros asentamientos egipcios [c. 6000-3200 a.C.]


Share Button

Hace 12000 años, en el Holoceno, el Sahara era muy distinto a como lo conocemos en la actualidad. Sus temperaturas eran menos elevadas y sus lluvias más abundantes. En este paraje vivían por entonces cazadores-recolectores que seguían a los rebaños de hervíboros en sus desplazamientos por esta sabana. Incluso se establecían en las llamadas playas, unos lagos o grandes charcos que se formaban en lo que hoy es todo un desierto de arena. Pero este paisaje se fue desertizando y eso hizo, alrededor del 6300 a.C.,  relegar a los habitantes de la zona hacia la fuente de agua que quedaba: el Nilo.

 
  • Primeras culturas:

Aparecieron al norte del País, es decir, en el Bajo Egipto y, aunque separadas en el espacio, tenían características en común: ocupaban estacionalmente zonas de habitación; cultivaban el trigo y la cebada; practicaban la ganadería trashumante y explotaban el hábitat fluvial. El primer yacimiento sitúa a un pueblo al oeste del Delta del Nilo, en Merimda (actual Beni-Salama). El segundo hábitat tuvo lugar en El Fayum, y un tercero, algo más tardío, situado entre los anteriores asentamientos: El Omari. Todos ellos con un rasgo característico: la escasa atención que dedican a sus muertos y las tumbas, tal y como demuestra hoy día la arqueología, encontrando solo algunos objetos de cerámica, pero muy poco ajuar funerario.Los restos más interesantes se han encontrado en Nabta Playa (unos 100 km al oeste de Abu Simbel), donde se construyó un círculo de piedras con líneas de visión hacia el solsticio de verano; acompañado por alineamientos de piedras orientadas hacia objetos estelares, como Sirio o la estrella polar. También hay existencia de tumbas, colinas artificiales e incluso altares. Todo ello de dimensiones modestas, pero parece un punto de encuentro entre los grupos neolíticos trashumantes.
Figurilla badariense (Imagen: megalitismoatlantico.blogspot.com.es)

Figurilla badariense (Imagen: megalitismoatlantico.blogspot.com.es)

Mientras se desarrollaba la cultura badariense en la zona media, al norte aparecía otra cultura más o menos uniforme, cuyos principales yacimientos eran Buto, en el Delta, y Maadi en El Cairo actual. Mantiene la particularidad de enterrar a sus muertos con poco ajuar, pero destacan sobre manera los contactos de Maadi con la zona de Siria-Palestina. Al mismo tiempo que la cultura de Maadi en el Bajo Egipto (norte), alrededor del 4000 a.C. apareció en el Alto Egipto (sur) la cultura conocida como Nagada I amraciense. Y a la vez que tenía lugar el ocaso de la cultura El Omari (4600-4400 a.C.), en la zona media de Egipto se formaba el Badariense (4400-4000 a.C.): varios yacimientos durante 30 km por la orilla oriental del Nilo. Se asemeja a las otras culturas por las ocupaciones en épocas concretas de sus poblados. Pero se diferencian por sus cementerios, repletos de información. En fosas ovaladas, se colocaban de costado a los muertos, con la cabeza hacia el sur y la cara mirando al oeste, envueltos en una piel o una estera. Presentan un amplio ajuar funerario con riquezas dependiendo de las tumba, que dan la sensación de estar distribuidas por zonas, lo que podría significar una sociedad jerarquizadad y por supuesto, una ideología hasta la fecha desconocida en Egipto.

 

  • Culturas de Nagada I y II
El período amraciense o Nagada I muestra yacimientos uniformes, con similitudes a los badarienses, lo que indica una posible relación entre ambos. Vuelven a ser los cementerios los que suministran la información, y nos muestran un incremento de la estratificación social, con tumbas más ricas en lugares concretos. La decoración de la cerámica, con figuras humanas, escenas de caza, del desierto, etc. demuestra una ideología formada y en desarrollo, que permite pensar en un sistema de jefatura, donde el parentesco era básico para las relaciones sociales.
Nagada I le sigue Nagada II o cultura guerzeense (hacia 3500 a.C.). La cultura material del Alto Egipto se expande al norte, lo que supone que la unificación cultural se produjo en Egipto antes que la política, que aún tardaría en llegar. La desecación de la sabana cercana al Nilo terminó por sedentarizar a la población, al no dejar opciones para la caza y recolección; por lo que la agricultura y ganadería pasaron a ser las fuentes de alimentación. En el sur, destaca el surgimiento, entre otros centros de población, de Hieracómpolis. Tenía un edifico, identificado como centro ceremonial, donde los restos de fauna indican su uso en rituales. El mundo ideológico de Nagada II estaba definiéndose y, con él, las bases de la posterior ideología faraónica. La unión de un mayor número de población en un espacio delimitado estaba volviendo más compleja a la sociedad. Además de la continuidad con los enterramientos vistos hasta ahora, se añaden lo que parecen sacrificios humanos y el uso de ajuares con una simbología difícil de descifrar en cada caso, como por ejemplo la aparición de una cerámica deforme enterrado con un esqueleto deforme.
Otro elemento a destacar son los contactos exteriores, con afán comercial, entre Palestina (cerámica), Mesopotamia (sellos cilíndricos) Elam y Sumer (intermediarios para el lapislázuli de Afganistán). Esto incrementó las tendencias estratigráficas en la sociedad, y a finales del período, Egipto contaba con comunidades de jefaturas poderosas. Eran especialmente relevantes las situadas al sur como Hieracómpolis, Nagada Abidos,  que permite calificarlas de protorreinos; tema en el que avanceremos en una nueva entrada.
Mapa Egipto predinástico

Mapa Egipto predinástico

 Bibliografía:

  • Parra, J. M.: “Los primeros faraones”. Historia. National Geographic. Tomo 1.

 


Acerca de Fran Navarro

Fran Navarro (Sanlúcar de Barrameda, 13 de febrero de 1992). Estudia el grado de Historia en la Universidad de Sevilla y lo pone en práctica en este blog. Akrópolis es el proyecto de un joven seducido por las letras, los libros y la Antigüedad que nace con la intención de acumular síntesis de los distintos períodos que componen la Historia Antigua con la doble vertiente de la difusión y el propio aprendizaje del autor.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 ideas sobre “Los primeros asentamientos egipcios [c. 6000-3200 a.C.]