SPQR – Mary Beard


Share Button

A estas alturas no creo que venga a descubrirle Mary Beard a nadie, pero me niego a dejar pasar un artículo más en Akrópolis sin dedicarlo a esta magnífica historiadora y a su última obra sobre Roma. Y si se está dando la difícil casualidad de que sea la primera vez que escuchas hablar de ella, estás tardando en conocerla.

Hablar de Mary Beard siempre resulta una tarea entrañable. Estamos ante una de las mayores divulgadoras de historia de la actualidad, quizás no pequemos de exagerados si decimos que puede ser la number one divulgando Historia Antigua hoy día. Sus documentales para la televisión, sus conferencias, sus libros y hasta sus entrevistas suelen sorprender por el modo en que comunica su sabiduría al gran público. Se trata de una gran investigadora, pero no encierra la Historia en esos cenáculos de los que a muchos expertos les cuesta salir, sino que procura sacarla a la calle e incluso no duda en remangarse y luchar por difundir historia con el toque feminista tan necesario en esta disciplina que ha olvidado durante muchos años a la mujer. Muchos historiadores expertos y académicos critican todo lo que huele a Historia a nivel divulgación popular, Mary Beard es de las que agradece al cine de romanos o las novelas históricas la ayuda a difundir el interés por la Antigüedad. Ahora es trabajo de los historiadores el hacer llegar la verdad de toda esa difusión, y Mary Beard cumple.

Suele ofrecer un agudo nivel intelectual decorado de humor, crítica y sarcasmo, todo ello recubierto por una capa de fina elegancia británica como solo los ingleses parecen capaces de apreciar. Es catedrática de Clásicas en el Newnham College de Cambridge. Editora en The Times Literary Supplement y autora del blog A Don’s Life. Forma parte de la Academia Británica y de la Academia Americana de Artes y Ciencias. Entre sus libros publicados se incluye The Parthenon (2003); El triunfo romano (Crítica, 2008); Pompeya (Crítica, 2009), ganador del Premio Wolfson; y La herencia viva de los clásicos (Crítica, 2013). Además, en el 2016 recibió el premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales. “Casi ná”.

En su última obra, SPQR. Una historia de la Antigua Roma, Mary Beard reúne 50 años de investigación para contar precisamente “una” historia de Roma. Es decir, rompe con muchos mitos y demuestra lo viva que está la historia, que siempre deja una puerta abierta a nuevas interpretaciones a pesar del aparente estado más que trillado de muchos aspectos. Y tu podrás pensar: “venga sí, otro libro de romanos”. Y así es, pero este está chulo y no solo enseña, sino que divierte leerlo. La narración acompaña muchísimo a dejarte llevar por la historia, sin dejar de lado en ningún momento el análisis riguroso de los procesos tan complejos que ocurren a lo largo de la historia de Roma. El título del libro hace referencia a algo importante: San Pedro Quiere Rosquillas (jajaja). Tras expulsar al payaso que habita en mí, SPQR es la sigla de Senatus PopulusQue Romanus, que viene a anunciar el senado y el pueblo de Roma. Y no es baladí esta cuestión ya que muchas síntesis históricas de este tipo olvidan al pueblo, y se quedan solo en las decisiones políticas. Esto con Mary Beard no ocurre, que toma ambos aspectos como motores de la evolución de Roma y suele destacar el ámbito social en sus explicaciones. No he conseguido encontrar la entrevista, pero recuerdo que una vez le preguntaron a qué personaje de la antigua Roma le gustaría conocer y optó por un ciudadano de a pie, o un esclavo, o cualquiera que pudiera contarle cómo vivían esa mayoría de personas de las que tan poco conocemos.

SPQR abarca la historia de Roma desde su fundación con los gemelos Rómulo y Remo, hasta el 212 d.C., cuando el emperador Caracalla convirtió a todos los habitantes libres del Imperio en ciudadanos romanos de pleno derecho. Este hecho, según la autora, cambió por completo la concepción que existía hasta entonces del mundo clásico. Sin embargo, este libro es un ensayo personal, es decir, no ofrece una historia lineal sobre Roma. De hecho, el primer capítulo lo dedica al enfrentamiento político entre Catilina y Cicerón, cuyo análisis recorre el discurso a lo largo de gran parte del libro.

Es destacable como estudio histórico en el trabajo y comunicación que Mary Beard realiza con las fuentes y autores de la Antigüedad. No solo se limita a citar, sino que nos lleva a escrutar en lo que se contó, para compararlo con lo que pudo haber ocurrido realmente, además de buscar en ocasiones el por qué se contó así, atendiendo a una curiosidad insaciable por parte de la autora. Historia de la buena, vaya. Ya que muchas veces el buen historiador no es el que sabe responder, sino el que sabe preguntar bien.

El libro viene dividido en doce capítulos que me hubiese gustado ver mejor desglosados en el índice, ya que éste no señala los apartados que dividen a los propios capítulos y que me han parecido de gran interés. Estamos de acuerdo en que no es un manual de consulta, pero a los que nos gusta esto solemos regresar a los libros que te llenan la mente de ideas, como es este caso. Pero bueno, ya me he encargado de hacerme mi propio índice ampliado mientras leía y tan pancho que se queda uno.

Cicerón denunciando a Catilina. Maccari, 1880. Palazzo Madama, Roma.

La erudición de Mary Beard se palpa en la facilidad que tiene para sacar una narración y analizar la historia a partir de un “cacho piedra”. O se para a comentar una obra pictórica moderna, exprimiendo los datos que podemos sacar de la observación y reflexión, ya sea mediante aciertos o errores de la obra artística. Resulta interesante en este sentido el análisis del famoso cuadro de Cesare Maccari, Cicerón denunciando a Catilina.

En definitiva, una obra imprescindible para los interesados por la historia de Roma. Una historia que ¿es importante conocer? Como siempre, necesaria para comprender nuestro mundo actual. Tal y como señala la autora, Londres es la capital de Inglaterra a pesar de estar geográficamente situada en mal sitio para tal causa, y esto solo se explica porque los romanos fueron quienes decidieron ponerla ahí. Por tanto, una herencia vital que suele suscitar una pregunta clave: ¿cómo Roma, una pequeña aldea en un terreno poco productivo llegó a ser tal imperio? Mary Beard te trae la respuesta en su SPQR.


Acerca de Fran Navarro

Fran Navarro (Sanlúcar de Barrameda, 13 de febrero de 1992). Estudia el grado de Historia en la Universidad de Sevilla y lo pone en práctica en este blog. Akrópolis es el proyecto de un joven seducido por las letras, los libros y la Antigüedad que nace con la intención de acumular síntesis de los distintos períodos que componen la Historia Antigua con la doble vertiente de la difusión y el propio aprendizaje del autor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.